miércoles, 2 de abril de 2008

Intentos

Estos escritos no son más que un intento de un libro que algún día me encontrará.
Pues, aunque uno busque durante mucho tiempo la imagen, la melodía, el texto justo; son éstos los que finalmente encuentran a su creador en el momento exacto en el que deben nacer.
Uno debe limitarse entonces, a constriur sus partes como ladrillos, poco a poco, con mucho trabajo hasta lograr la cantidad suficiente que permitirá levantar la torre hasta esa, su altura exacta, que se alcanzará en ese momento en que, sorpresivamente se descubre la obra terminada.
He juntado muchos papeles, durante mucho tiempo, todo tipo de notas y escritos que han llamado mi atención en algún momento o ideas que, encendidas por mil variadas situaciones que ya ni recuerdo, anoté para salvarlas del olvido.
Todo puede servir para armar los ladrillos de la torre, asi que sigo anotando cosas en mis libretas que van quedando guardadas, hasta que quizás algún día me sorprenda extrayendo de ellas las páginas de un libro, hijo que no conozco todavía, pero que extraño y sé que anda por allí, buscándome.

4 comentarios:

nfer dijo...

¡Quiero comentar y no puedo!
¿es este un comentario autorreferente, ilógico o absurdo?
:p

nfer dijo...

pude...

Lo que prueba, indubitablemente, que Hermes ¡atrasa!

Escribiré un comment más digno en cuanto esté despierta
:)

Anónima dijo...

¡Qué bien! Es un lujo eso de poder ir leyendo poco a poco un libro según va naciendo :-)

Senior citizen dijo...

Me estreno.Gracias por abrir la puerta.

¡Que bien! Un libro poco a poco...

Tengo un amigo escritor que me envía los suyos completos antes de ir a la imprenta. Una distinción que le agradezco, pero que acaba con mis ojos y mi espalda.

Cuando seáis escritores, no distingáis de esta manera a vuestros amigos mayores de 40 años...